AdoptaUnTío.es

Señales de que la cosa va en serio

Pero vamos a ver, ¿cómo podemos saber que la relación va en serio? No sabemos en qué momento ocurre, pero ocurre sin darnos cuenta. El amor llega a nuestra vida como un huracán, pero en los tiempos millennials no es tan fácil como antes darse cuenta de cuándo estás en una relación DE VERDAD. No worries, amiguis. Tenemos las claves para saber cuándo la pareja se define. O lo que es lo mismo: cuando os habéis pu*o pillado.

Compartís contraseña de Netflix

Cuando pasas todo el SANTO día con tu amorcito, empieza a ser un pelín innecesario pagar dos cuentas cuando podéis fusionar todo vuestro amor por el cine y las series en una. Chica, te comentamos que compartir cuenta de Netflix implica que ya hay confi y muuuchas tardes de pelimanta y de “¿Todavía sigues ahí?”. Aquí hay amor del bueno, que lo sepas. Échale un ojo a nuestras recomendaciones chachis para vuestros días de Netflix&Chill.

Habéis ido juntos a Ikea

Ir a Ikea juntos es definitivamente LA SEÑAL. Ya sea para comprar un macetero o para robar lápices, da igual. Os quedaréis ahí dentro horas y horas intentando encontrar la salida y de paso os comeréis un buen plato de albóndigas. Hacer una visita a Ikea es la prueba de fuego de toda pareja. Si sobrevivís a una tarde de estrés y estanterías con nombres raros, lo vuestro va viento en popa.

Le has cambiado el nombre en WhatsApp

Sí, sabes de lo que te hablamos. Ese “Pedro Adopta” ahora es “Pedro :)”. Ese “Juan Universidad” ahora es “Juan *emoji del corazón rosa*". Cuando le cambias el nombre de contacto al crush, la cosa se está poniendo seria y te preocupas por este tipo de detalles. No tenemos pruebas, pero tampoco dudas.

Piensas en esa persona cuando te pasa algo bueno

Cuando recibes una buena noticia, automáticamente quieres contárselo a alguien para hacerle partícipe de tu felicidad y creértelo aún más. Pues cuando te estás pillando de un zagal, él es el primero en quien piensas cuando logras un objetivo. Como cuando te contratan en ese trabajo que querías o te encuentras cinco eurillos en un abrigo que no te pones desde el invierno pasado.

Os enviáis selfies en los que salís mal

En la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la papada y en la cara de recién levantada. Sí, amiga. Habéis desbloqueado el nivel de “fotos ridículas a cualquier hora, y cuanto más feos salgamos, más gracia nos hace”. Al final, si estás coladita da igual. La carita del crush nos parece lo más moni del universo en cualquiera de sus estados.

Tienes un cargador de móvil en su casa

Y quien dice cargador, dice cepillo de dientes, inhalador del asma o una muda de ropa interior. Cualquier objeto más personal de lo normal que necesitas en tu día a día y que no quieres echar en falta cuando estés jugando a las casitas con esa persona. Tener objetos personales en casa de la persona con la que estás quedando viene bien, además, para cuando vayas a dormir allí no tengas que ir cargada como si volvieras al pueblo por Navidad.

Dormís en pijama

¡No se hable más! Las cartas se han puesto sobre la mesa. En ropa interior o en bolas estamos muy sexis, sí. Pero el invierno es largo, la calefacción infla la factura y te encanta ese pijama de pelito con los calcetines por encima de los pantalones. Si has conseguido ver y ser vista por tu crush en pijamita, LEE BIEN: te has pillao que lo flipas.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Entonces, ¿qué somos? Pasos para definir vuestra relación

Dejar de stalkear a tu ex es bien

back to top