AdoptaUnTío.es

Reglas para dejar a tu follamigo

¿A quién escribes cuando te has tomado la tercera copa? ¿Estás pasando un domingo de resaca y necesitas un poco de acción? ¿Tienes un drama y necesitas un amigo cerca para apoyo moral y lo que surja? Efectivamente. Yo os declaro follamigo y mujer. Ea.

Con derecho a roce, con beneficios... Vamos, un “aquí te pillo, aquí te mato” repetidas veces con alguien en quien confías. La idea de poder disfrutar de la soltería mientras te enrollas con uno (o varios) amiguitos es maravillosa. No tienes presiones a la vez que le das alegría al cuerpo con alguien con quien te llevas genial. LO COMPRO.

Tener un amigo con beneficios es la leche, no lo vamos a negar. Pero, ¡ojo! La cosa puede complicarse. Porque chica, así es tu vida, un drama tras otro. Y llega el día en que te cansas, te rayas o has encontrado a tu media langosta. Tu follamigo tiene que volver a ser solo tu amigo. Te ayudamos a poner fin con una guía rápida, sencilla e indolora.

Sé asertiva

Nuestro consejo es que las cosas queden claras desde el principio para que no haya malentendidos de ningún tipo. En el momento en que pongas fin a vuestro “acuerdo”, expresa cómo te sientes y sé clara. Siempre, como es lógico, desde el respeto y la empatía. No olvides que ante todo sois amigos.

Enviar un mensaje, ¿por qué no?

Si eres de las que se expresa mejor por escrito y no tienes muy claro cómo abordar el tema en persona, no es ningún crimen enviar un mensaje. Todo depende, of course, del tipo de amistad que tengáis y lo intenso de vuestra relación. Somos millennials y utilizar tu teléfono para cortar con alguien no es tan impersonal como se piensa.

No hagas bomba de humo

No dejes de hablarle de buenas a primeras para que interprete que la cosa se ha terminado. Esto está feo lo mires por donde lo mires, y podría afectarte a la larga, sobre todo si tenéis amigos en común o salís por los mismos bares. No cortes el contacto de un día para otro e intenta quitar tensión.

Un poco de distancia

Después de “romper”, la vuelta a la amistad sin sexo puede que no sea todo lo rápida que a ti te gustaría. Ten paciencia. Vuestra amistad va a cambiar en algún aspecto y tienes que ser consciente de esto. Piensa que os habéis visto desnudos y habéis compartido cierta intimidad. No te asustes si la amistad evoluciona, forma parte del proceso.

¿Y ahora qué?

Marcar los límites es importante si vuestra relación va a evolucionar o volver a vuestros inicios. ¿Vais a seguir saliendo de cañas aunque ya no os enrolléis? ¿Os vais a contar vuestros líos con otras personas? ¿Preferís no veros a solas? Si crees que es necesario, vuelve a hablar las cosas. La clave está en encontrar un término medio para que la situación no sea rara cuando estéis juntos.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Dejar de stalkear a tu ex es bien

El timing: ¿por qué no es el momento adecuado para vuestra relación?

back to top