AdoptaUnTío.es

El eneagrama, o cómo descubrir tu verdadero yo

Si en el intento de querer conocerte mejor a ti misma has dedicado mil horas a realizar cartas astrales, leerlo todo sobre tu signo del zodiaco e incluso hacer los test de personalidad más remotos de internet (sí, también cuentan los de la Bravo y la SuperPop), lo que hoy te traemos te va a encantar.

¿Has oído hablar alguna vez de la teoría del eneagrama? Este sistema clasifica y describe en solo 9 tipos los diferentes patrones de personalidad que existen en nuestra sociedad. Claudio Naranjo, psicólogo al que le debemos la teoría tal y como la conocemos hoy, parte de la premisa de que todos vestimos un personaje autoimpuesto que nos ayuda a relacionarnos en sociedad y que oculta nuestro verdadero yo. Por ello, el objetivo final del eneagrama será centrarse en nuestras limitaciones y obsesiones para desenmascarar al personaje y dar con la versión más auténtica de nosotros mismos.

¿Realmente te conoces o eres víctima de tu propio personaje?

TIPO 1. El exigente

Se mostrará profundamente rígido ante todo aquello que considere incorrecto o poco moral. En el amor, su perfeccionismo puede hacer que la otra persona se sienta insuficiente, desplazada, menor… Si te identificas con este eneatipo, relaja la raja y deja que las cosas simplemente sucedan. No todo en la vida se rige a base de normas y leyes absolutas.

 -    Lo mejor: gran sentido del compromiso y de la responsabilidad.

-     Lo peor: demasiado crítico y exigente.

TIPO 2. El ayudador

Muy amable y generoso, pero debes saber que cuando un eneatipo 2 se muestra encantador es porque espera tu aprobación y reconocimiento a cambio. En los temas del corazón, será un perfecto seductor, pero a la larga resultará ser alguien muuuuuy dependiente e inseguro de sí mismo.

-    Lo mejor: complaciente, amable y altruista en el mejor de los casos.

-    Lo peor: dependiente, y por qué no decirlo, un poquito manipulador.

TIPO 3. El triunfador

Aparentemente personas muy seguras de sí mismas, pero completamente asustadas detrás de su máscara de éxito. El eneatipo 3 necesita gustar, sorprender y ser admirado por sus propios méritos. A la hora de seducir, deslumbrará por su gran fortaleza, pero se desinflará ante su incapacidad de conectar íntimamente y de sentir.

-    Lo mejor: productividad y motivación a tope.

-    Lo peor: desconexión emocional, cree que los sentimientos son una ñoñería.

TIPO 4. El sufriente

Podría tomar las riendas de su vida y lanzarse al ruedo de una vez, pero no, un eneatipo 4 prefiere compararse con los demás, sentir envidia y quedarse instalado en la queja y el abandono. ¡Espabila! En el amor, es un amante profundo y sensible, pero trae locos a los demás con sus repentinos cambios de humor.

-    Lo mejor: full de creatividad y empatía, que nunca vienen mal.

-    Lo peor: drama, drama y más drama. ¿He dicho ya que le gusta el drama?

TIPO 5. El observador

Se viene eneatipo reservado e introvertido a más no poder. A un tipo 5 le va la soledad, la autosuficiencia y la vida austera. Como no confía en nada ni en nadie, prefiere vivir relacionándose únicamente con aquello que considera conocido y seguro. La vida en pareja no le resultará nada fácil, tenderá a desconfiar y a sentirse expuesto y amenazado.

-    Lo mejor: grandes inquietudes intelectuales. Un coquito en toda regla.

-  Lo peor: son tan distantes que parecerán inaccesibles.

TIPO 6. El leal

Optimismo, ilusión, buenas vibras… ¿para qué os quiero? Un eneatipo 6 siempre, SIEMPRE, se proyectará a sí mismo en la peor de las situaciones. Son quejosos, inseguros y exagerados por naturaleza. En el amor, no dudes que la desconfianza y los celos serán su perdición.

-    Lo mejor: otra cosa no, pero leales lo son un buen rato.

-    Lo peor: viven en una permanente catástrofe.

TIPO 7. El entusiasta

El típico que siempre se apunta a un bombardeo. Allá donde vaya, el eneatipo 7 necesitará actividades y novedades constantes o enseguida se sentirá vacío y deprimido. A la hora de ligar, son personas divertidísimas, pero llevan fatal el compromiso. ¡No se puede tener todo!

-    Lo mejor: nuevas experiencias y estímulo constante.

-    Lo peor: cero capacidad de profundizar y mucha facilidad para aburrirse.

TIPO 8. El desafiador

Llegaron los malotes del barrio. A estos pequeños dictadores nada les gusta más que hacerse con el poder y el control de cualquier situación. ¿Qué si se relajan en el amor? Ni un poquito. Son tan intensos para amar como para odiar. Si estás de su lado, irán contigo a muerte; si no… ni agua te darán.

-    Lo mejor: independientes y muy defensores de lo suyo.

-    Lo peor: dominantes, severos y poco empáticos. Menudo cuadro…

TIPO 9. El pacificador

Ni se te ocurra cantarles el cumpleaños feliz en medio de un restaurante o se desintegrarán en mil pedazos. El eneatipo 9 es discreto y prudente como ninguno. Detestan el conflicto, por eso cuando están en pareja se adaptan a las preferencias de la otra persona sin rechistar.

-    Lo mejor: complaciente, pacífico y conciliador.

-    Lo peor: serias dificultades para comunicar y tomar decisiones.

¿Te has visto a ti y/o a tu crush en alguno de estos eneatipos? ¡Pues ya tienes en lo que trabajar! Conocer tus puntos débiles te ayudará a seguir explorándote y a abrirte hacia el camino del autoconocimiento.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Cómo eres en el sexo según tu signo del zodiaco

20 preguntas para hacerle a tu ligue Adopta

back to top