es.adopte.app

es.adopte.app

Todo lo que puedes descubrir en vuestra primera cena juntos

POV: tienes una primera cita con alguien especial y te toca pensar en un plan, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? CENAR.

Efectivamente, amiga, has escogido una idea entre poco y nada original, pero tranqui, no te vengas abajo. Vale que no seas la persona más aventurera y alocada del mundo (keep working on that), pero ni de coña eres una sosaina y sabes perfectamente lo que escoges. ¡Hommmmbre que sí!

Que una cena íntima sea la opción favorita del 90% de la población tiene que tener una explicación, y no, no es por la excusa de comer doble postre (que también, no nos engañemos). Detrás de una primera cena hay muuuuuucho más que un contacto inocente y es que, aunque no lo hagas de forma consciente, tu intención es muy clara: poner a prueba a tu ligue en 6 aspectos clave.

¡Ajáaaaaa! Esto se pone interesante…

La verdad detrás de la primera cena juntos

  1. 1. Dime cómo trata a los camareros y te diré quién es

Empezamos con un clásico que SIEMPRE hay que valorar. ¿Trata al personal con respeto y buenas palabras? Guay, es de los tuyos. ¿Que le da por ser un déspota y pasarse de listillo? Vergüencita ajena y una red flag como un piano. La manera como nuestro crushito se relaciona con el personal es clave para intuir por dónde van los tiros y huir a tiempo de una personalidad que apesta a toxicidad. Buena gente ante todo, por favor.

  1. 2. Mucho más que un restaurante y una carta

¿Se deja guiar por tus recomendaciones o tiene clarísimo a dónde debéis ir? ¿Prefiere un clásico italiano o es de lanzarse a la piscina con comida exótica? ¿Tu ligue prefiere opciones veganas? ¿Cómo de fácil es llegar a un acuerdo con él? No hay respuestas erróneas, solo una primera puesta a prueba de vuestras compatibilidades. Y no solo eso, también se valora la iniciativa, la ilusión por llevarte a un sitio especial, las ganas de dejarse sorprender por un lugar nuevo… Los españoles nos tomamos muuuuuy en serio eso del comer, y es que cuando dos estómagos se entienden… todo sale mejor.

  1. 3. Esos modales…

Sabemos que en una relación sólida los pedos y las situaciones escatológicas son inevitables, pero, por favor, lo de comer con la boca abierta y tirarse eructitos en una primera cita es de delito de primera instancia. Por muy majo o maja que seas, las marranadas en la mesa le cortan el rollo a cualquiera. Ten en cuenta que se premian los paladares curiosos y la generosidad a la hora de compartir plato. ¡Todo suma, amiga!

  1. 4. Entre plato y plato, cuéntame cositas

Que sí, que estos nachos con guacamole saben de muerte, pero estamos a lo que estamos, ¿eh? Si la conversación no fluye durante la velada, esta cita llega, como máximo, a turismo gastronómico. Ni paellas, ni sushi, ni lasañas; una charla fluida es el auténtico plato principal y la clave definitiva para alargar la cita o concretar una merecida second round. Si te divierte, se interesa por ti, te hace preguntas y responde a tus inquietudes con buena actitud, tenéis todos los ingredientes para que este primer contacto se gane una estrella Michelin.

  1. 5. Tres, dos, uno… ¡carteras fuera!

Si invitas tú, okey, si invita él, bien también, ¿a medias? es otra opción genial. Ni una persona con la mano agarrada ni un sugar daddy que pretenda cubrir todos tus gastos. Seas tía o tío, hacerte cargo de tu propia cena e incluso invitar de vez en cuando es un gesto que se agradece, pero siempre y cuando no se trate de una situación incómoda o forzada. La cuestión es que salir juntos sea un plan equitativo para ambos.

  1. 6. ¿Y después qué?

Aunque la cena haya sido un éxito, meter cuello en cuanto pisáis la calle quizás no sea la mejor de las ideas. Saber leer la situación y detectar la incomodidad o el bienestar de la otra persona es imprescindible para acabar bien la noche. Los cambios bruscos de comportamiento o la presión por acabar la cita de determinada manera no son buena señal. La cena es solo una parte de la cita, pero lo que cuenta es la experiencia al completo. Si algo no te cuadra, next; si te encanta lo que estás viviendo, ¡has dado en el clavo, hermana!

¿Todavía piensas que cenar es el típico plan para una primera cita? Toma nota del clásico entre los clásicos y aprende a sacar el máximo jugo de esta -no tan inocente- experiencia.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Canciones para una cita de cena en casa

Guía para una primera cita: de qué no debes hablar

back to top