AdoptaUnTío.es

Top 5. Situaciones más terroríficas en las relaciones millennials

Antes de Internet, los dramas en las relaciones eran mucho más fáciles de llevar que ahora. Sin móvil, estabas obligado a ser siempre puntual y las convenciones sociales dictaban que el compromiso era algo positivo. Es bonito que las relaciones evolucionen y los roles hayan cambiado. Pero CUIDADO. Una sombra negra te acecha. Puede ser la incertidumbre de si vais en serio. O que la otra persona no conteste durante días a tu mensaje de “buenas noches”.  Los fenómenos paranormales no serán lo único que te mate de miedo este Halloween. Te presentamos las cinco peores pesadillas de las relaciones millennials. ¡Toma nota!

1. GHOSTING

¿Qué es el Ghosting? El Ghosting es un fenómeno paranormal que se da cuando la persona que estás empezando a conocer desaparece. Sin dejar rastro. Ni una explicación. Ni un mensajito desde el más allá.  Es como si hubiera hecho una bomba de humo, pero de tu vida. Y a ti la indiferencia te da miedo. Mucho. Más que el mensaje del 10% de batería. Este individuo —o espíritu maligno— no entiende que tiene que darte una explicación antes de terminar la relación contigo. Te sientes como si fueras basura. O peor. SPAM. Hay veces en las que el espectro aparece para darle like a la última foto que has subido. Pero no te hagas ilusiones. Si te deja en visto más de tres días seguidos olvídalo. Ha ido hacia la luz.

2. MICRO-CHEATING

¿Pone el móvil boca abajo cuando estáis juntos? ¿Gira estratégicamente la pantalla cuando escribe sus mensajes furtivos? ¿Evita mencionarte en una conversación con otras personas? Si cumple dos de estas tres condiciones: ¡premio, estás ante un caso de microcheating! Aunque sea un término raro, el microcheating —lo que se podría traducir como microengaño— es básicamente cuando tienes una relación con alguien que tiene el síndrome del eterno soltero. No llega a ponerte los cuernos a un nivel físico, pero aprovecha la mínima para tontear con todo dios por redes sociales. Tiene un montón de affaires virtuales y lo macabro del asunto es que, aunque estáis en una relación estable, no quiere perderse los beneficios de la soltería. Sal corriendo si detectas que te están microvacilando.

3. BENCHING

Es una noche fría. Se escucha el graznido de un cuervo. Suena un escalofriante tono de notificación. Te das la vuelta y ahí está: MENSAJE DE TU EX.

El benching —no confundir con el bleaching, método de blanqueamiento anal— es como un ghosting pero bastante más cruel. El fenómeno da mucho yuyu porque el fantasma se ha metamorfoseado en poltergeist. Cuando tu ex termina contigo pero te sigue buscando para aprovecharse de ti, y además eres su segundo plato, te está haciendo un benching como una catedral. El término en inglés significa “dejarte en el banquillo”. Pues eso. Que estás ahí de suplente para cuando le falle el plan principal. Estas personas tienen un máster en crear confusión y ambigüedad. No caigas en sus redes. Bloquéalo y sigue durmiendo.

4. STALKER

Probablemente te hayas enterado en más de una ocasión de que hay un plasta entre tus followers que no para de rastrearte las redes como un psicópata. A este ser con apariencia humana puede que ni siquiera lo conozcas en persona. Pero cuando coge el móvil se transforma en una horrible criatura capaz de encontrar las fotos de la época que usabas brackets. No lo dudes.  Qué mala suerte si el stalkeador te bombardea a mensajes, haciendo comentarios estúpidos sobre tu actividad en las redes sociales, como si no tuviera nada que hacer en todo el día. Identifica pronto a estos seres que se ocultan en las sombras y saca al stakeador de tu lista de amigos.

 5. COMPROMISO

Y sin más dilación, te presentamos a la estrella del circo de los horrores: el miedo al compromiso. Hay momentos en los que no quieres entregarte al amor para no perderte las opciones tan suculentas que hay en el mercado. Otras, porque te dan sudores fríos de pensar que el sábado noche se convierta en un festival de arrumacos en el sofá. Utilizamos escudos, como buscar defectos en la otra persona o tener relaciones superficiales para que no puedan herirnos. Y si seguimos con esta actitud, entramos en un bucle infinito en el que nada es suficientemente bueno. Ni truco ni trato.

Si has llegado hasta aquí y no te ha dado un infarto, ¡ENHORABUENA! Has ganado un kit de supervivencia para ligar con millennials. Pero OJO, hay casos y casos. Seguramente la mayoría de tus experiencias con tíos serán buenas. Las malas solo deben servirte para andar con más cuidado la próxima vez, no para traumatizarte de por vida. No te cierres al amor. La pesadilla puede transformarse en una fantasía.

back to top