AdoptaUnTío.es

San Cirilo y San Metodio are the new black

No se sabe muy bien por qué pero el 14 de febrero es un día en el que la gente anda de bajona. Aunque tu pareja te regale cualquier horterada típica de esta festividad, lo cierto es que es un rollo total. Por otro lado, si no te regalan nada, la patraña comercial hace que te sientas como una mierda incluso si crees estar por encima de convencionalismos y topicazos. Pero… ¿Qué pasaba antes del boom de las rosas, los peluches y las postales con sonido y un “Te Quiero” dorado?

Me puse a investigar y lo primero que hice fue preguntarle a mis padres. Ellos se hicieron novios allá por el año 70 y me cuentan que ya se llevaba eso de regalarse alguna chorradita. De hecho, aunque la mayoría de nosotros crea que San Valentín se creó recientemente por el interés de los centros comerciales, Wikipedia me dice que los primeros regalos como símbolo de amor y devoción datan de 1842, cuando una tal Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales conocidas como “Valentines”.

Existen diversas teorías sobre el 14 de febrero. En los países nórdicos, por ejemplo, es durante el mes de febrero cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo es visto como un símbolo de amor y creación. ¿Pero y el famoso Valentín quién era? Por lo visto, un sacerdote que vivió en la Roma del Siglo III. Gobernaba por aquel entonces el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios jóvenes, ya que según él, los solteros sin familia resultaban ser mejores soldados, al no tener ataduras.

San Valentín consideró que este decreto era súper injusto y, básicamente, se pasó por el forro las órdenes del Emperador, celebrando en secreto cientos de matrimonios para jóvenes enamorados. ¡La verdad es que se lo curraba un montón! Como todo lo bueno se acaba… el pobre fue ejecutado un 14 de febrero por traición.

No quisiéramos olvidar a San Valentín por tan generoso gesto pero creemos que hay que cambiarle el nombre a la festividad cuanto antes, porque cuando llega la famosa cita de febrero todo el mundo se agobia y pasa un mal rato, esté emparejado o no. Porque ya aburre y necesitamos un toque de frescura.

Así que queremos imponer un nuevo mito contemporáneo: San Cirilo y San Metodio are the new black.

Pero… ¿de dónde salen estos tíos?

Aunque eran hermanos, nos gusta imaginarlos como pareja. Estos santos comparten día con San Valentín, así que no hay que liarse con las fechas. La leyenda cuenta que Cirilo y Metodio y su hermano Constantino eran hijos de Bizancio. Eran muy estudiosos y a uno de ellos se le atribuye el Alfabeto Cirílico. Poco más que contar... Ah sí, se consideran como los Patrones de Europa, así que tal y como andan las cosas, deberíamos olvidar un poco la ñoñería que solemos manejar en esta fecha y reivindicar, el próximo 14 de febrero, una Europa  absolutamente Gay Friendly para conseguir que los países miembros se vayan sumando poco a poco a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

back to top