AdoptaUnTío.es

Radiografía de currantes

Tanto como si trabajas en la Embajada China como en el Starbucks de Ópera o el instituto de tu pueblo, los especímenes que te encuentras en la plantilla laboral son exactamente los mismos. ¡Es global! En todas partes los individuos e individuas nos repetimos como el ajo, por mucho que pretendamos ir de originales por la vida...

Es cierto que tu primer curro siempre te hace mucha ilusión. Luego empiezas a conocer las estructuras, las injusticias y, lo que es peor, la FAUNA a la que tienes que aguantar a diario… y solo te quedan ganas de sueldo y vacaciones, a no ser que seas un creativo/artista/blogger/youtuber autónomo que no sigue horarios ni rinde cuentas más que a su madre y su galgo adoptado.

Hemos decidido hacer una radiografía completa de los personajazos más recurrentes:

EL ACOGEDOR: también conocido como PANDA porque, la verdad, se encuentra en peligro de extinción. Es aquel que te enseña la empresa y su funcionamiento con paciencia y una sonrisa y al que puedes recurrir cuando estás al borde de un ataque de nervios por una cagadita de las tuyas.

El LISTILLO: este es un compañero que nunca desaparecerá, por desgracia. Odiado por la mayoría, es el LO SÉ TODO del colegio reciclado en versión adulta (todavía más puaj). No llega tarde ni un solo día, no se pierde una reunión y contradice todas las propuestas de todo y de todos menos el jefe, claro está. Lo que al final consigue, a parte de caerle mal hasta a EL PELOTA (más info a continuación), es sacar de quicio a todos los asistentes y alargar los temas sin fruto alguno, provocando incontables visitas al SR. ROCA y más cigarrillos en la puerta de entrada para calmar la ansiedad.

EL GRACIOSO: Otro clásico del mundo laboral, casi tan asqueroso como el listillo. Siempre intenta sacar el punto cómico a cualquier tema, interrumpiendo con sus chorradas y desconcentrando a todo quisqui. Al principio la gente se ríe y agradece tener una presencia así en una empresa tan seria, pero a medida que transcurren los días y días de curro a su lado acaba molestando como una maldita almorrana. Vamos, es como el Mario Vaquerizo del trabajo.

El TREPAS: Ay, el trepas... ese que sube y sube pisoteando cabezas cual escalador del Everest, dejando a todos sus compañeros y compañeras sin oxígeno. Suele andar muy dinámico por el curro, aprovechando cualquier ocasión para ganarse un tanto. Eso sí, el día que da un patinazo y resbala, la hora del café CUNDE MÁS DE LO QUE CUESTA.

EL PELOTA: Versión de EL TREPAS pero en burro, es un ser repugnante y baboso que le lame el culo a sus superiores, humillándose hasta la saciedad tanto en público como en privado. Está siempre a un par de pasos de sus jefes, chivándoles cualquier incidencia por parte de sus compañeros. Hasta ellos lo detestan por su aire servil pero lo utilizan como un kleenex.

EL CIZAÑAS: Por donde pasa, ARRASA. Cuando aparece, nadie sabe cómo ni porqué , todo el mundo acaba tirándose de los pelos mientras él se escabulle del lio. Ni siquiera Asterix y Obelix lograron detectarlo cuando llegó a la irreductible aldea gala.

EL JETAS: Buf… Pasa horas y horas en el trabajo, paseando de un lado para otro con papeles en la mano haciendo que curra pero sin dar palo al agua, cuando en realidad, supone un VERDADERO gasto para la empresa por su conocida adicción a hacer fotocopias de libros, imprimir documentos personales y mangar bolis y rollos de papel higiénico.

En el zoológico laboral quedan muchas más especies, algunas maravillosas y otras aún por descubrir, pero no os contamos más para que podáis disfrutarlas vosotros mismos en primera persona, si no, ¿qué sería de la emoción de empezar en un nuevo currillo?

¡Que tengáis una buena jornada!

back to top