AdoptaUnTío.es

Por qué hay parejas sexualmente más activas que otras

Si no comprendes por qué tus colegas mojan más que tú (o eso te quieren hacer creer) puede que tengamos la explicación a tu falta de actividad sexual. Y, aunque uno no se pueda fiar de lo que oye, y más en este tema en el que es un clásico querer fardar metiendo una y contando veinte como en el parchís, sí es cierto que hay parejas que practican más sexo que otras.

Hay varios factores que influyen en la frecuencia sexual, independientemente de la carga hormonal de la peña. Vamos a diseminarlos:

Tu estado civil

Si te has casado pensando que harías un montón de pasta, osea, el business de tu vida, estabas en lo cierto, pero todo tiene un precio (nunca mejor dicho). Las parejas casadas mojan menos. Casarse ya no mola y no merece la pena en estos tiempos a no ser que quieras interpretar un papel en la obra de teatro más clásica de la vida. Si te quedas soltero/a, aunque tengas descendencia, siempre vas a tener más mojo que si pasas a divorciado/a o viudo/a. Simplemente por el sonido de las palabras. Piénsalo. ¿Cuál te suena más sexy?

La climatología del lugar en el que vives

Otro factor que influye claramente es el clima. Es más probable que te apetezca un rapidito en cualquier momento si tu pareja lleva shorts a si tiene que quitarse el plumífero, las botas y esos calzoncillos largos de franela como los que usan los que han tenido la mala suerte de vivir en Alaska o en la estepa siberiana.

El tipo de curro que desempeñas

Si hay algo que ponga tu libido a bajo cero es un puestazo en una multinacional, por ejemplo. Nada mejor que la cara de palo de tu jefe a golpe de viernes tarde asomando a la puerta de tu despacho para ponerte de un humor de perros. Y es que tu nivel profesional es inversamente proporcional a tu frecuencia sexual.

Todo esto nos puede llevar a conclusiones tópicas pero igualmente ciertas… Todos sabemos que las parejas que no rascan bola son las que más mojan. Y juramos que esto no va en plan ‘oda a la pereza’. Pero, sin duda, una tarde de verano en la que estéis libres de responsabilidades facilita que puedas desnudarte bajo una higuera, acariciarte, gritar el nombre de tu amado/a y animarle a pasar el rato contigo.

back to top