AdoptaUnTío.es

Las amazonas: historia de unas guerreras más allá del mito

Cuando pensamos en las amazonas nos vienen a la cabeza esas mujeres altas, a caballo, provistas de un arco y con el pecho cortado. Pensamos en ellas como mujeres nómadas pertenecientes a una sociedad matriarcal. Los historiadores no pueden afirmar que esta tribu existió tal y como se describe en el mito. Pero, ¿de dónde sale la leyenda de las guerreras amazonas?

El mito de las guerreras amazonas ha experimentado un montón de variaciones a lo largo de la historia. La mitología griega, el cómic, el cine, Wonder Woman o la mítica Xena: la princesa guerrera. Sea cual sea la leyenda, todas tienen en común que los roles de género están universalizados: la mujer lucha con o contra el hombre.

Según la mitología griega, las amazonas fueron las guerreras que pudieron enfrentarse a héroes, como por ejemplo el duelo de Aquiles contra Pentesilea o el de Hércules contra Hipólita. Los griegos clásicos cuentan que era un grupo compuesto y gobernado únicamente por mujeres.

Existen muchos testimonios y versiones sobre las amazonas, pero fueron los propios griegos los que sembraron la duda sobre la existencia de estas guerreras. La historia de unas nómadas que amenazaban la fuerza masculina viene de una leyenda en las que se las representa como seres sobrenaturales. Después, la leyenda se transformó en narraciones en las que siempre eran derrotadas y humilladas.

No obstante, resulta arriesgado establecer una relación directa entre el mito y la leyenda. Según la mitología griega, las amazonas se cortaban un pecho para poder disparar mejor con el arco, procreaban teniendo sexo con desconocidos y si resultaba que alumbraban un varón, lo asesinaban.

Esta sociedad matriarcal, sea como sea, ocupa un lugar especial en el imaginario y están asociadas normalmente a tribus salvajes. En resumen: mujeres bárbaras, que se amputaban, que odiaban a los hombres y que eran las que se enfrentaban a los grandes héroes de la mitología griega. Mujeres que solo forman parte de un mundo imaginario. Pero, ¿y si hay algo de cierto en este mito?

Hay numerosas interpretaciones culturales y sociológicas del mito de las amazonas. Tengamos en cuenta que cada mito nace con la intención de explicar y crear una idea mental de la realidad de cada periodo en la historia. Por tanto, no debe sorprendernos que algún “académico” quiera justificar la existencia del heteropatriarcado con la necesidad de dominar a unas guerreras indómitas y sanguinarias.

En la mitología griega, se nos presentan como guerreras que están ahí para servir al hombre, para ayudarle a conseguir algún objetivo y, en general, para ser sometidas y derrotadas. No obstante, hay una vertiente del arte griego temprano que asocia a las amazonas con guerreras sármatas o escitas (tribus nómadas que recorrían las estepas de Europa y Asia). En algunas crónicas como las de Heródoto se hace alusión a esta relación.

Recientes hallazgos arqueológicos en tumbas eurasiáticas demuestran que las mujeres escitas eran enterradas junto a sus armas, que vestían como los hombres y que mujeres y hombres compartían campo de batalla. Además, se educaba a niños y niñas de igual forma, sin distinción. ¿Pudo haber inspirado el pueblo escita a los mitos griegos sobre las amazonas? El mito cuenta que las amazonas combatían en igualdad con los hombres, tal y como hacían las escitas. Su similitud es innegable.

Las pistas falsas

La historia y las creaciones de ficción recuerda a estas guerreras como temibles, misándricas y bárbaras. Desmontemos, pues, algunos de estos mitos:

1. Se cortaban un pecho

Para cualquier mujer que domine el tiro con arco, la teoría de que con un pecho menos se dispara mejor es risible. Todas las amazonas de las representaciones artísticas griegas y romanas tienen dos pechos. Se dice que este dato falso surgió cuando se intentó encontrar un significado griego a la palabra amazona, ya que “mazon” sonaba como la palabra griega para “seno” y “a” quiere decir “sin”.

2. Mataban a sus hijos varones

Dado que se ha demostrado que en los pueblos escitas había igualdad entre hombres y mujeres y se educaba a todos los hijos por igual, no tiene sentido afirmar que los hijos varones de las amazonas eran asesinados. No obstante, para que la historia de una tribu de guerreras cobrara sentido, se comenzó a difundir que las amazonas eran malas madres, lo que se asocia al no cumplimiento de las normas del patriarcado.

3. Odiaban a los hombres

¿Tenían como archienemigos a los hombres? ¿Mataban y mutilaban a sus bebés varones? Esta pista surgió porque las propias mujeres griegas estaban oprimidas por los hombres, por lo que la conclusión fue que si las mujeres eran fuertes y dominantes, los hombres quedaban en segundo lugar y eran humillados y maltratados por ellas.

Más allá del mito de unas guerreras salvajes con cualidades sobrenaturales, la historia nos cuenta que las sociedades igualitarias existieron en algún momento, que este tipo de sociedad sorprendió a los griegos y que la leyenda de unas guerreras que inspiraron al feminismo aún sigue latiendo.

back to top