es.adopte.app

es.adopte.app

La vuelta al mundo en moto con Alicia Sornosa

Hay quien necesita todas las comodidades del mundo para viajar y hay quien tiene suficiente con una moto y un espíritu libre para recorrerse el planeta. ¿Adivinas en qué bando está nuestra Mujer al volante de hoy? Tenemos el gustazo de presentaros a Alicia Sornosa, la primera motoviajera de habla hispana en dar sola la vuelta al mundo. ¡Poca broma! 

Kilómetro a kilómetro, Alicia ha derribado estereotipos y ha inspirado a muchos a seguir sus sueños, demostrando que la aventura y la valentía no tienen género ni fronteras lingüísticas. De sus viajes ha vuelto siempre con nuevas amistades, con nuevos aprendizajes de vida y con historias para todos los gustos.

¿Molaría o no molaría tomarse unas cañas con ella mientras te cuenta sus aventuras? Por ahora nos toca conformarnos con algunas anécdotas que adelanta en esta entrevista y que prometemos te van a encantar:

En tu carrera 

Si tuvieras que definirte en pocas palabras para quien aún no te conoce, ¿cómo lo harías? 

Motoviajera, apasionada de la gastronomía, la cerveza y amante de los animales. Una mujer que vive el presente con pasión y a la que le encanta descubrir el mundo.

Cuéntanos un poco sobre tu pasión por el mundo de las motos. ¿Qué te hizo empezar con todo esto?

Mi padre fue piloto de automovilismo y Campeón de España de Velocidad en el 86 (entre muchos títulos). Me he criado en los circuitos, el mundo del motor ha estado siempre presente en mi casa. Las motos llegaron después, primero como algo práctico para recorrer los 12 km que separaban mi casa del trabajo, luego descubrí que se podía hacer grandes viajes sobre dos ruedas. Me lancé en 2010 a ir de Madrid a Andorra en moto ¡y no pude parar!

Eres la primera mujer española en dar la vuelta al mundo en solitario sobre una moto. ¿Qué te animó a emprender un viaje de estas características? ¿Cuál era tu mayor ilusión? ¿Y tu mayor miedo?

Al principio me lo tomé como un trabajo. Acompañaba a otro motorista y debía llevar su comunicación (soy periodista), hacer las fotos, editar sus videos… Pero en tres meses de viaje todo cambió. Decidí que era el momento de vivir mi propia aventura y continué sola. Además, me dijeron que eso de ir sola en moto "iba a ser imposible para mí, sin experiencia" y que "era muy peligroso para una mujer sola". Pero también me dijeron que nunca lo había hecho ninguna mujer de habla hispana y el reto me pareció increíble. Me hubiera gustado tener de pequeña ejemplos a los que seguir (soy la mayor de 5 hermanos), tengo un espíritu aventurero y siempre he ido a contracorriente, llevando la contraria. ¿Cómo que yo no podría hacerlo? ¡Ahora verán! Supe que lo conseguiría.

Mi mayor ilusión era conseguir rodar en cada país, conocer más gente, culturas, costumbres, ver otros paisajes, llegar hasta el horizonte y más allá, superar mis miedos a lo desconocido, a qué me pasaría allí, o pensar si podría pasar con la moto por este u otro camino, tener un accidente, fallar en mi intento de rodar por todo el mundo, o no poder volver a ver nunca más a mis amigos y familia.

¿Hay alguna anécdota o desafío vivido que te haya marcado especialmente como motoviajera? 

Me han marcado cientos de cosas: la generosidad de otras personas al abrirme las puertas de sus casas, la capacidad que tenemos para entendernos entre mujeres, aunque nuestros idiomas sean totalmente diferentes... He aprendido a ser mucho más humilde y a relativizar todo.

En Sudán lo pasé fatal por el calor y la arena. Llegué a una pequeña población y una mujer delgada, vestida con una tela preciosa de lunares, salió a mi encuentro. Me dio agua y dátiles y me dejó entrar en su casa. ¡No sé cómo lo hicimos, pero nos contamos nuestras vidas! Supe que había tenido dos abortos pero que era feliz, su marido no la había repudiado. Él era el jefe de la aldea, un buen hombre. En otra ocasión, y en contraposición a estos, en Melbourne, me ayudaron unos motoristas con temas de burocracia para sacar mi moto del puerto. Me ofrecieron una preciosa casa en una zona increíble de la ciudad y rodaron conmigo durante días para enseñarme su país. Esto, con motoristas de otros países, ha sido la tónica general. Creo que tenemos todos un sentimiento muy especial, sabemos lo que pasamos cuando estamos de viaje y siempre nos arropamos, es algo universal. Además, ¡da igual el dinero! Las buenas personas lo dan todo, no solo las que "no tienen nada".

En el amor

Lo que te atrae:

La complicidad, las risas, el cariño, el respeto. Tener a alguien que sea tu amigo, tu cómplice, que puedas llorar a su lado o que sea capaz de contarte sus preocupaciones, que sepa de verdad quién soy. ¡Yo tengo la grandísima suerte de haberlo conocido!

Lo que te repele:

La mentira, los gritos, creerse más que el otro. No puedo con los manipuladores que pretenden hundirte, con los hombres acomplejados que no saben estar al lado de mujeres fuertes.

Para ti, ¿qué es lo más importante en una relación?

El respeto y la lealtad. Si no puedes hablar mirando a los ojos a tu pareja y sin sentir miedo… Mal vamos.

¿Qué ruta romántica (por España, o no) recomendarías a dos apasionados del motor que están en plena fase de enamoramiento?

jajaja Si están a tope de amor (vomitando arcoíris, como me pasa a mí) cualquier ruta es deliciosa. Este verano nos fuimos a conocer parte de Irlanda, en unas semanas a Guatemala unos días a rodar… Pero en España recomendaría que fuesen por carretera hasta El Castillo del Buen Amor (Salamanca), que es uno de mis sitios favoritos.

Sobre tus gustos

Tu canción favorita para viajar sola en moto

Cualquiera que me de energía y buen rollo, desde los más clásicos (New York de Fran Sinatra) hasta alguna sesión de techno o música española.

Un sueño pendiente por cumplir

Recorrer despacio, durante meses, Brasil.

¿Qué te hace reír sin remisión?

Cuando me tropiezo o me sale algo mal en presencia de mi pareja y veo que se ha dado cuenta. Nos reímos muchísimo de nosotros mismos, soy muy "pava"... Los chistes negros y ver tortazos tontos en Instagram también me hacen gracia.

Como mujer

¿Qué significa para ti ser mujer? 

Bueno, es lo que me tocó de género. No creo que sea mejor ni peor que ser un hombre. Creo que tenemos más resistencia al dolor y la suerte de poder elegir procrear o no. Estoy muy contenta y nunca me he sentido menos que ningún hombre.

¿Qué es lo que más te gusta de ti?

Ser una persona inquieta y curiosa, con buen humor. No me asusto fácilmente y tengo mucho tesón.

¿Qué consejo le darías a la versión de ti misma de hace 10 años?

¡Ohh! Justo cuando regresé de mi gran viaje… Me diría: corre, date la vuelta enseguida y no te quedes tanto en "casa", sal más ahora que tienes toda la salud del mundo, córtate menos, sé aún más curiosa, llega más lejos.

Puedes descubrir más de Alicia Sornosa en su perfil de Instagram y en nuestras redes 

back to top