AdoptaUnTío.es

Guía para empezar una relación (Vol. II)

Lo veíamos venir. La pandemia del coronavirus ha multiplicado las ganas de la peña de emparejarse. Los rollos de una noche, las fiestas locas y los amigos con beneficios ya no son una prioridad para los solteros. En vez de eso, las noches de Netflix con la mantita y los planes de parejitas están a la orden del día. ¿Se nos ha ido la pinza? Quizás, quizás, quizás...

Incluso tú, que estás leyendo esto, te estás planteando salir del mercado para vivir un romance duradero. Por desgracia, no tenemos una bola de cristal que nos diga si nuestra próxima relación va a ser la definitiva. O si nos van a hacer daño. O si vamos a echar de menos a nuestro ex.

Al empezar una relación, el instinto y la experiencia son nuestros mejores compañeros para saber si la cosa va por buen camino. Sin embargo, hay ciertas pautas que debes conocer para no cagarla. ¿Cómo sé si va a salir bien mi próxima relación? Aunque no hay reglas sagradas, sigue nuestros consejos y sobre todo hazle caso a tu intuición.

Escucha con atención

No permitas que el ego domine tu relación de pareja. Habrá diferencias, habrá diferentes puntos de vista y habrá discusiones. Pero el orgullo puede arruinar una relación preciosa. ¿Y qué ganamos? La mayoría de las veces, nada. Si quieres que tu relación sea sana, escucha siempre e intenta entender su punto de vista. El respeto y la confianza son la clave del éxito.

Aléjate de la dependencia emocional

Cuando tu felicidad depende de otra persona, te estás olvidando de que en tu interior está la fuente de felicidad más grande del Universo. Desgraciadamente, se suele pensar que depender de una persona es sinónimo de amor, y esto no es correcto. Una relación sana consiste en estar con alguien sin necesitar estar con esa persona 24/7. O sea, que tú podrías estar bien solo, pero le eliges.

Aferrarse a un amor es el desencadenante de una relación tóxica. No dejes de ser tú mismo solo por salvar una relación o complacer a tu pareja. La máxima prioridad siempre serás tú, y acércate solo a personas con las que puedas compartir tu luz, no a quien te la apague.

Encuentra el equilibrio

Al empezar una relación nueva, es normal que la balanza esté desequilibrada entre tener miedo y tener ganas. Conviene encontrar un punto medio: no confiarse demasiado ni asustarse en exceso. Contempla un equilibrio entre estos aspectos y construye una relación sana desde los cimientos:

- Rayarte en exceso vs. disfrutar de la magia del principio. El comienzo de la relación puede hacerte pensar en exceso, al igual que puede hacerte disfrutar a tope y olvidarte de todo lo demás. Encuentra el centro.

- Compararle con anteriores relaciones vs. aprender de anteriores relaciones. Si nos ha ido mal en el pasado, es normal que surja cierta desconfianza y proyectemos nuestros traumas en la relación actual. Pero no lo llevemos al extremo. Recuerda que se puede aprender muuucho del pasado para mejorar y no cometer los mismos errores.

- Ver solo sus defectos vs. ver solo sus virtudes. El amor nos hace exigentes, y también nos hace estar ciegos. Contémplalo todo desde una perspectiva amplia en la que veas los defectos y virtudes de esa persona de una forma honesta. Sin glorificar ni desvirtuar.

- Estar juntos todo el tiempo vs. tomártelo con calma. Abandonar nuestra vida anterior por pasar todo el santo día con nuestra pareja es más común de lo que parece, al igual que ir demasiado despacio y pasar mucho tiempo separados. Un exceso de compañía y de distancia pueden ser perjudiciales para la relación.

Empezar una relación es un acontecimiento mágico, donde dos almas se dedican tiempo para conocerse y hacerse felices. Ante todo, conoce tus tiempos y tus requerimientos para hacer de tu próxima relación una unión sana, consciente y de calidad.

Encuentra en AdoptaUnTío alguien con quien siempre te sientas como al principio.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

¿Estás preparado para una relación?

¿Y si desmontamos los roles tradicionales de la seducción?

back to top