AdoptaUnTío.es

Las formas de amar no monógamas

Cada vez oímos más decir eso de “no somos exclusivos” o “hemos abierto nuestra relación”. A veces es complicado saber qué implica una relación no monógama. Pero lo primero que debes saber sobre estas relaciones es que están basadas en un modelo en el que no hay exclusividad sexual o afectiva. Es un mundo complejo y hay que tener en cuenta mil cosas, pero sobre todo las reglas dentro de la propia pareja y el respeto mutuo.

Abrir la relación es un proceso muy profundo que debe estar protagonizado por la aprobación de ambos miembros de la pareja (aunque pueda parecer obvio, es necesario decirlo). El proceso puede confundirnos mucho por la cantidad de matices que tienen los diferentes tipos de relaciones no monógamas. Por ese motivo, os dejamos aquí un glosario de tipos de relaciones no monógamas para que no os perdáis.

Poliamor

El poliamor se caracteriza por tener más de una relación duradera, afectiva y sexual al mismo tiempo. Todos saben que hay más involucrados en la relación. Para tener una relación de este tipo, los miembros de la pareja deben acordar previamente que van a tener relaciones con ciertas personas de distinto género. Si quieres saber más sobre el poliamor, no te pierdas este artículo de nuestra querida Noemí Casquet.

Relación abierta

La relación abierta no tiene exclusividad sexual ni afectiva. A diferencia del poliamor, en este tipo de relación no hay ningún tipo de compromiso ni expectativas. Básicamente, la regla es que no hay reglas: en una relación abierta no existe dar explicaciones ni los reclamos.

Anarquía relacional

Para las parejas que practican la anarquía relacional, el amor no tiene límites. Ven cada una de sus relaciones como únicas y genuinas, por lo que ponerles una etiqueta o un nombre sería contraproducente. Este planteamiento se basa en los principios del Anarquismo social, por lo que rechazan cualquier jerarquía establecida por lo que dicta la sociedad.

Flexisexuales

La flexisexualidad está cobrando cada vez más importancia entre los jóvenes. En este tipo de relación está involucrado el género. Los flexisexuales quieren tener relaciones con personas de distinto género, pero no se consideran bisexuales. Ser flexisexual consiste más bien en tener una orientación sexual flexible. No se busca encontrar una pareja a largo plazo, sino explorar relaciones abiertas sin importar el género.

Swingers

Los swingers acuerdan que los miembros de la pareja puedan tener relaciones sexuales con una o varias personas en lugares destinados para ello. Estos lugares pueden ser comunidades cerradas, apps, fiestas o, los más famosos, los clubs de swingers. Estas comunidades tienen ciertas reglas que hay que cumplir: no forzar ningún encuentro (no es no), preservativo de uso obligatorio, no pasar la barrera de la diversión...

Híbridos

Los híbridos tienen una relación en la que un miembro elige la monogamia y otro elige tener varias relaciones a la vez. En este tipo de relación, como en el resto, ambos miembros de la pareja están de acuerdo con la situación: si uno de los miembros está teniendo relaciones fuera de la pareja sin haberlo acordado, no es híbrido, es infiel.

Polifidelidad

Dentro del poliamor se encuentra la polifidelidad. Este tipo de relación consiste en acordar una relación exclusiva en un grupo poliamoroso. Es decir, cerrar la relación para todos los integrantes del grupo, sin importar cuántos sean. Todos los miembros son considerados como iguales y para añadir a un nuevo integrante a la relación, todos deben estar de acuerdo.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

¿Y si desmontamos los roles tradicionales de la seducción?

Quememos el amor romántico

back to top