AdoptaUnTío.es

Duane da Rocha: nadadora olímpica y profesora alternativa

Duane da Rocha es (ex) nadadora profesional desde hace más de 15 años, que se dice rápido. Desde entonces, ha roto muchos techos de cristal: batió el récord histórico de España de 200 de espalda, fue Campeona de Europa en Berlín 2014, participó dos veces en los Juegos Olímpicos (Londres, 2012 y Río 2016), tiene más de 50 títulos nacionales y ha concursado en 15 mundiales. Lleva nadando desde los 8 años, pero después de todos estos logros se ha retirado de las competiciones y se ha centrado en su proyecto de Swim Campus, un campus de natación basado en playas paradisíacas, donde se siente llena dando clases y mostrando el deporte de formas alternativas.

En tu carrera

¿Qué te hizo empezar tu carrera y con el mundo del deporte? ¿Cómo inició? Fue gracias a mi madre. Ella tenía claro que por las tardes después del colegio no iba a estar en casa sin hacer nada, así que siempre me tuvo ocupada con actividades extraescolares. Cada día tenía algo diferente y a lo largo de mi infancia fui probando diferentes actividades. Hice ballet, pintura, cerámica… hasta que empecé a probar deportes. Baloncesto, Voleibol, judo, atletismo y natación.

Llegó un momento en el que solo hacía atletismo y natación, en ambos tenía cualidades y los entrenadores que tenía por aquel entonces querían que pasara al siguiente nivel y empezase a entrenar todos los días (en lugar de 2-3 veces por semana).

Terminé decantándome por la natación. Mi grupo de entrenamiento era más acorde a mi edad y creo recordar que me sentía mucho más identificada con ellos. A veces me pregunto… ¿qué hubiese pasado si hubiese elegido atletismo?

¿Qué te inspira y te motiva a aplicarte al máximo? Es un cliché, pero es real. Nada me inspira más que mejorar. Tengo muchas virtudes, pero también tengo defectos, más de los que me gustaría, y eso es lo que me motiva. Alimentar mis virtudes y trabajar para mejorar mis defectos para llegar a ser la mejor versión de mí misma. Aún estoy en ello.

¿Qué es lo que te hace sentir más orgullosa? Ser una persona en la que se puede confiar y con la que se puede contar.

¿Y como mujer? Que soy muy independiente y luchadora. Y cuando es a contra corriente MÁS aun.

¿Qué ha sido lo más desafiante? Preparar y competir en unos Juegos Olímpicos atravesando una depresión y con el corazón hecho pedazos. Es muy frustrante ver tu sueño pasar ante tus ojos y que el dolor en el corazón y la tristeza no te dejen aprovecharlo y disfrutarlo como hubieses querido.

Cuéntanos la mejor anécdota en tu carrera. Es complicadísimo sacar solo una anécdota de casi 20 años de carrera. Antes de salir a competir los nadadores estamos en la cámara de salida esperando a que nos llamen para salir a la piscina. Hubo una vez, en una competición en Francia, a la que fui con el equipo nacional, que esperando en la cámara de salida no entendí mi nombre cuando me llamaron. Supongo que lo hicieron con acento francés y que yo tampoco estaba muy atenta. La cosa es que me da por mirar a la piscina y veo que están nadando mi prueba y que casualmente hay una calle vacía. Al otro lado de la piscina el director técnico corriendo hacia mí y mirándome con cara de pocos amigos. Efectivamente esa calle vacía era la mía y yo, en lugar de estar nadando, seguía en la cámara de salida socializando con el resto de nadadores. 

Ha habido momentos duros en tu carrera, y nos imaginamos que unas Olimpiadas son un desgaste físico y psicológico muy grande. 

Preparar unas Olimpiadas es muy duro físicamente, pero sobre todo psicológicamente. Uno se acostumbra a la rutina de poner su cuerpo al límite, de hecho, lo disfruta, porque sabes que es por un objetivo y que realmente estas trabajando para ello. Al final se convierte un poco en masoquismo, cuanto más duro, más satisfecho estás del entrenamiento y más confianza tienes en que puedes conseguirlo. La mente es una cosa diferente. Obviamente te acostumbras a la presión y a las exigencias que te pones, pero a medida que se acerca la cita te surgen emociones que a veces son difíciles de controlar. Estás en un estado de tensión continua en el que cualquier piedrecita en el camino puede desestabilizarte, y es ahí donde hay que poner todo el empeño, en no desestabilizarse.

¿Qué aprendiste de ello? ¿Fue todo un proceso? He aprendido mucho de todo el recorrido. He preparado 3 ciclos Olímpicos.

La primera vez me quedé a las puertas y no conseguí clasificarme. Ahí fue cuando me di cuenta de que no estaba disfrutando. Fue una época en la que me moría de miedo cuando competía y entendí que no merecía la pena pasarlo mal por nadar.

La segunda vez lo logré. Cambié toda mi perspectiva sobre este deporte. Lo enfoqué de la siguiente manera…  “Nunca olvides por qué lo haces”, es decir, ¿te gusta nadar? pues hazlo, que los resultados no condicionen lo mucho que te gusta hacerlo. Y con esta mentalidad pude superar todos los obstáculos que se me pusieron por delante. La verdad es que en ese ciclo fue cuando pude conciliar mi yo nadadora y mi yo personal.

La tercera vez es más complicada de explicar. Como he dicho antes, el objetivo en un año olímpico, desde el marco psicológico, es no desestabilizarse. Pues yo me desestabilicé. ¿Es posible desestabilizarte momentáneamente y volver a la carga? Por supuesto que es posible, lo he hecho mil veces, algo de lo que me siento muy orgullosa. Caerse y volverse a levantar, eso es la vida. Pero esta vez era diferente y no era capaz de volver a ponerme en pie. Esto supuso que mi preparación para los juegos olímpicos no fuese la ideal, de hecho, fue lo contrario a ideal, y en consecuencia que mis últimos Juegos Olímpicos fueran más una superación personal que deportiva.

Así que han sido 12 años de continuo aprendizaje. Cuando crees que ya tienes todo aprendido se te presentan situaciones que hacen que te tengas que arremangar y volver a ponerte en modo guerrera otra vez. Si tuviese que decir solo una cosa que he aprendido durante todos estos años es que solo hace falta una persona para superar cualquier obstáculo y esa eres tú misma.

¿Por qué te suelen criticar más? ¿Y felicitar? Por ir a mi aire y por ir a mi aire también. No se le puede caer bien a todo el mundo.

Swim Campus es muy diferente a tu rutina anterior, pero seguro que es muy gratificante. ¿Te gusta enseñar y ayudar a los demás? ¿Qué te aporta? Cuéntanos más sobre esta iniciativa.

El Swim Campus es mi bebé. Me encanta tener la oportunidad de aportar todo lo que he aprendido durante mis años en la alta competición. La natación es un deporte muy duro en el que la mentalidad forma una parte importantísima. Los nadadores aprenden desde muy jóvenes a sacrificarse, a ser disciplinados y a comprometerse con sus objetivos, pero lo que no les enseñan es a disfrutar de ese camino, ni a valorar la importancia que tiene lo que hacen día a día y sobre todo a estar orgullosos de ellos mismos. Ya son guerreros por el esfuerzo que hacen, aunque a veces los resultados no acompañen. Me hubiese gustado que me lo hubiesen enseñado cuando empecé en ese mundo.

En el amor 

¿Cómo fue tu peor cita? ¿Cómo te escapaste? Fui a tomar algo con un chaval que entrenaba en el mismo centro que yo, pero de otro deporte. Se pasó la cita enseñándome videos y fotos suyas y hablándome de que había sido imagen de una marca y de otra y con una actitud super prepotente. No me escapé. Aguanté el tipo y después pasé (aunque tengo que admitir que después se lo curró para que hubiera una segunda).

¿Y la mejor? Volvía de una concentración con la selección y me recogió en el aeropuerto. Fuimos a cenar y luego me llevó a un hotel con un mirador super bonito por sorpresa. No me lo esperaba de esa persona, así que me resultó muy romántico.

Lo que te atrae. Me atrae que sea divertido y que siempre tenga cosas interesantes que contar.

Lo que te repele. La prepotencia.

Para ti, ¿qué es lo más importante en una relación? La sinceridad.

¿Un amor platónico? Ryan Gosling.

Como persona

¿Cuáles son tus grupos favoritos? No tengo grupo favorito. Depende de la épocas y mi estado de ánimo escucho unas canciones u otras.

¿Cuáles son tus series favoritas? Soy una friki de las series. Me he visto tantas que no tengo favoritas. Pero una que me dejó muerta y hasta me costó ver por lo fuerte que es fue “When they see us”.

¿Película favorita? Sin destino.

¿Festival o concierto que más hayas disfrutado? Space of Sound 2009.

3 lugares para perderte en el mundo. Cualquier sitio de playa con arena blanca y agua cristalina.

¿Museo o galería favoritos? El Centro de arte contemporáneo de Málaga.

¿Personaje que más te inspira? Frida Kahlo.

¿Qué superpoder te gustaría tener? Teletransportarme.

Como mujer

¿Qué significa para ti ser mujer? Para mí, ser mujer significa ser una luchadora.

¿Qué es lo que más te gusta de serlo? Que tengo un millón de posibilidades para ser lo que quiera ser. Creo que las mujeres tenemos una fortaleza especial que hace que encontremos siempre el camino para superar cualquier situación que se nos presente, por muy difícil que sea.

¿Qué cambiarías de ser mujer en el mundo actual, si es que cambiarías algo? No se debe juzgar, pero puestos a hacerlo, que se use el mismo baremo tanto para hombres como para mujeres. Odio escuchar cómo se pone a un chico en un pedestal y se critica duramente a una chica por exactamente la misma forma de actuar. 

¿Qué consejo le darías al resto de mujeres? Que no se dejen definir por estereotipos. Que se valoren por sus virtudes y sus defectos, que son lo que nos hace únicas.

Si pudieras definirte con una frase a ti misma, ¿cuál sería? La mirada en el cielo y los pies en el suelo.

Conoce más sobre Duane en su instagram, su página web y también en nuestras redes.

back to top