AdoptaUnTío.es

Diccionario de las relaciones millennials (vol. I)

¿Te da la sensación de que el mundo de las citas se ha vuelto un poco más complicado hoy en día? La falta de unas reglas del juego claras y las muchas formas diferentes de conocerse han provocado el surgimiento de nuevos términos para definir situaciones de las relaciones millennials en estos días de inmediatez e hiperconectividad. Te presentamos el primer tomo de un diccionario te va a aclarar de qué se trata todo esto.

Benching

El término en inglés significa “dejarte en el banquillo”. Pues eso. Que una persona tiene a otra de suplente para cuando le falle el titular. Es básicamente cuando tu ex termina contigo pero te sigue hablando o buscando para aprovecharse. Esto suele crear mucha incertidumbre, confusión y ambigüedad. Hacer benching se traduce en tener una puerta abierta en caso de que cambiemos de opinión, una tremenda muestra de falta de empatía.

Bird boxing

El término se refiere a la producción de Netflix homónima, Bird Box. En la película, Sandra Bullock se enfrenta a las dificultades del destino en un mundo post-apocalíptico con una venda en los ojos. En el mundo de las relaciones millennials, este concepto se refiere a estar ciego ante un mal comportamiento de la pareja o de la persona a la que estamos conociendo. Sí, sabemos que es genial creer en las buenas intenciones de la pareja. ¡Pero nuestra salud mental necesita tener una visión objetiva de la situación!

Breadcrumbing

El término inglés quiere decir “migas de pan”. Esta es la técnica que utilizan las personas que te dan pequeñas dosis de amor sin llegar a consolidar la relación. Vamos, el tira y afloja de toda la vida. Un ejemplo de este comportamiento es cuando alguien te contesta una InstaStory muy entusiasmado pero no vuelve a escribirte hasta la siguiente muerte de obispo. O el típico mensajito que recibes de alguien que está de fiesta con un par de copitas de más y quiere verte. Por lo general, las personas que hacen esto necesitan aprobación externa y asegurarse de que siguen gustando a la peña. Todo por y para el ego.

Curving

Es una forma camuflada de rechazar las propuestas de citas. Implica una respuesta ambigua y sutil a través de mensajes esquivos. La persona que practica el curving no dirá que no está interesada, pero tampoco que lo está. Su mejor arma: las excusas. Este rechazo sutil es una forma suave de enviar a alguien a la friendzone. El curver es egoísta, manipulador y egocéntrico. Prefieren no rechazar de una forma directa porque quieren mantener cerca a esa persona por conveniencia.

Cushioning

Es también como tener a alguien en el banquillo, pero en este caso la persona que practica el cushioning tiene pareja. Este término proviene de cushion, “cojín”, es decir que otras personas “amortiguan” una posible soledad después de la ruptura con su actual pareja. ¡Mucho cuidadito! Irremediablemente, este tipo de infidelidad acelera la ruptura de la relación existente.

back to top