AdoptaUnTío.es

¿Cómo querer a alguien que piensa demasiado?

“Busco una chica sencilla”, leemos a menudo en los perfiles de las aplicaciones de dating. Eh… Bueno, déjame decirte una cosa amigo mío: ¡Ánimo! Porque no todas, ni todos, somos personas sencillas.

Mientras que la mayoría parecen vivir en un súper crucero con barra libre de mojitos y piñas coladas hasta el amanecer, unos pocos rebeldes persisten: chalados, incomprendidos, hipersensibles, borderlines, inadaptados…  En fin, personas que piensan demasiado. Nos rompemos la cabeza por todo, o por nada, inventamos problemas más eficazmente que soluciones. ¿Pero acaso eso significa que no nos merecemos ser amados? 

Por supuesto, la respuesta es “No”, aunque no podamos afirmar que querer a alguien que piensa demasiado sea fácil. Por eso, voy a intentar explicarte cómo querernos. Sí, a nosotros, ¡los torturados de la vida!

1. Tranquilízanos continuamente 

En nuestra cabeza siempre reina el caos. Nada es seguro, todo se mueve, no sabemos a quién podemos creer, olvidamos que nos quieres y que podemos contar contigo. ¡Ah! También olvidamos que no podemos confiar en nuestros ex o en desconocidos que aparecen de repente prometiéndonos la luna para en realidad atrapar y devorar nuestra alma, incluso comérsela con limón y sal.

2. Ten compasión y sobretodo paciencia

Podemos llegar a ser irritantes, es verdad. Lanzaremos un debate existencial a las 4 de la mañana, tendremos una crisis de ansiedad totalmente espontánea y nos preguntaremos el sentido de cualquiera de tus acciones o palabras dentro de un círculo vicioso repleto de paranoias. Conecta con nosotros, sé comprensivo y todo irá (casi) bien. 

3. Comunica

Dinos lo que piensas, lo que sientes y qué intenciones tienes. No respondas con un simple “sí”, “no” u “ok”, más bien forma frases tan complejas y estructuradas que acabes con todos los recursos gramaticales de lengua española aprendidos desde la primaria. Siempre querremos averiguar el sentido de todo y adivinar tus intenciones si nos las escondes. Ahórranos tanta auto-tortura, por favor.

4. Impúlsanos

Estamos constantemente en búsqueda de la versión más increíble de nosotros mismos. Necesitamos cambios, acción y explorar el mundo. Si no, nos aburrimos, y cuando nos aburrimos nos ponemos a reflexionar sobre el mundo, la sociedad, la raza humana, nuestra propia existencia… ¡e incluso nuestra relación contigo! En definitiva, sin estimulación exterior, estamos destinados a precipitarnos en un vacío que gira demasiado rápido hacia la ansiedad. Aliméntanos con paisajes inéditos, cultura, música, viajes de todo tipo, tus lecturas y películas favoritas. Síguenos en nuestros proyectos más locos.

5. No tengas complejo de salvador/-a

Como nuestra sensible y frágil personalidad requiere tanta atención y cuidados como los de un bebé foca recién nacido o un gatito destetado tembloroso, tienes tendencia a mimarnos demasiado. Voilà! He aquí un superhéroe del amor que es capaz de olvidarse de él mismo para ponernos en un pedestal y hacer de nosotros su prioridad número uno. ¡No! ¡Nunca olvides quien eres! Estáis ahí para sostenernos, pero no para vivir en nuestro lugar o dirigir los males de la existencia antes de que nosotros siquiera los hayamos visto. Sois más bien un apoyo, unos brazos acogedores, un hogar… la dulzura en cantidades industriales dentro de este estresante mundo. Además, a nosotros también nos gusta ser tu superhéroe. 

Pero, después de todo, ¿por qué hacer todos estos esfuerzos mientras puedes estar con una Sra HíperNormal o una Sra SúperSencilla? Para ser sinceros, aunque ya lo sabéis, todas las relaciones requieren tiempo, amabilidad y buenas estrategias de adaptación. Es justo eso lo que ocurre con nosotros, solo que de manera más intensa. Eso sí, tus esfuerzos serán recompensados. Nadie te querrá tan profundamente y con tanta dedicación. Seguro que te haremos vivir experiencias originales y momentos increíblemente divertidos. Además, no encontrarás a otra persona tan alocada con la que perderte en debates filosóficos realmente extraños. Esta es la esencia que marca nuestra diferencia.

¡Así que prepárate! 

back to top