AdoptaUnTío.es

¿Cómo ligar con chicas? Consejos de chicas para chicos

Ligar en la era de las apps de citas es, cuando menos, confuso y ambiguo. Todo va demasiado rápido, se enganchan unas relaciones con otras y cuando te quieres dar cuenta OTRA VEZ te han hecho ghosting. Venga ya, ¿en serio? Encima, parece que hay chicos que no pillan bien tus indirectas, o que cuando les dices algo entienden lo contrario. ¿Las chicas se explican mal o los chicos no quieren entender? Siempre la misma historia.

Y sí, puede ser. En tiempos millennials con tanta app para ligar y tanta Instastory, esto del ligoteo se ha convertido en la ley del mínimo esfuerzo. Es cierto: se liga mucho más rápido que antes y eso es fantástico. Pero a ver, NO CUESTA NADA ser un poco más delicado y detallista, ¿no?

No nos malinterpretéis: las chicas no queremos que los chicos le pidan la mano a nuestro padre (¡ugh!), ni que nos empapeléis la casa de cartas de amor. Pero hombre, un poco de atención al detalle, una buena conversación y (sobre todo) sentido común. Si lo que buscamos es algo más que un “aquí te pillo, aquí te mato”, la cosa tiene que cocinarse con paciencia.

Hemos hablado con usuarias de AdoptaUnTío para que nos cuenten qué echan en falta o agradecen cuando están ligando con un tío. Redes sociales, mensajes demasiado directos y sinceridad juegan aquí un papel importante. Ligar con chicas puede ser un campo de minas en esta era. Pero tranquis, aquí os dejamos una guía (casi) infalible para no perderse en el laberinto del ligoteo versión millennial.

Las cosas claras

El ghosting, como el coronavirus, ha llegado a nuestra vida amorosa-millennial para quedarse. Lo sentimos, no hay tutía. No obstante, algo que en tiempos millennials se echa cada vez más en falta es la CLARIDAD. Si tu ligue en cuestión ha dejado de interesarte para siempre, no hagas ghosting. Trabaja por tener buen karma y no te sumes al club de los fantasmones, please.

El diccionario de las relaciones millennials también incluye el curving, una forma socialmente aceptada de pasar de alguien. Cuando alguien hace curving solo está evitando el momento de decir “PASO DE TI” con sutiles pero dolorosas respuestas esquivas. Hombres del mundo: NO MÁS CURVING.

Otra de las grandes puñaladas de todos los tiempos, por supuesto, es el jarro de agua frío hecho frase: “Vamos hablando”. Sabemos que todos y absolutamente TODOS los habitantes de este planeta lo decimos (en diferentes idiomas, claro). “Vamos hablando” es válido tanto para esos amigos del instituto que se empeñan en hacer una barbacoa un domingo en plan reencuentro, como para que nuestro “no” a un ligue no suene tan cruel. Pero a ver. Si no quieres, no pasa nada, tranqui. Pero dilo. Sé claro. “Mira, no me apetece” o “Es que ahora no estoy en el mood de tener citas”.

Conclusiones hasta aquí:

1. Mejor ser claro que ser un capullo.

2. No es buena idea desaparecer repentinamente (a no ser que te busque el FBI).

3. “Vamos hablando” puede significar muchas cosas, pero el 99.9% de las veces significa “Ni de coña”. Úsalo con moderación.

¡Y ya está! ¿A que no es tan difícil?

Vida social

Muchas veces, ya sea por vergüenza, inseguridad o miedo a que la cosa se ponga seria demasiado pronto, sufrimos solo de pensar en conocer a la familia de nuestros ligues. Pero, ¿qué pasa cuando la cosa va cada vez más en serio y esta persona, no solo se resiste a que conozcas a sus padres, sino también a sus colegas y compañeros de trabajo? Esta trampa de las relaciones se denomina stashing, y puede hacer mucho, pero que mucho daño.

Chicos, si no consideráis lo suficientemente especial a la persona a la que estáis conociendo, dos cositas:

1. Dejad claro desde el primer momento que esto no va en serio (para que no haya malentendidos).

2. Si queréis bien a esa persona, incluidla (o por lo menos no la ocultéis) en vuestro círculo social.

Redes sociales

Esto daría para escribir una enciclopedia de cuarenta y siete volúmenes, pero vamos a optar por la concisión: dado que las redes sociales son una extensión de nuestro ecosistema social, nuestro comportamiento en ellas dice mucho de nuestro comportamiento en sociedad. Es decir: ser un rarito en Instagram nos da pistas de cómo serás in the real life.

Si tienes un crush, entendemos que te hayas estudiado su Insta de arriba abajo con el mismo empeño que alguien que se prepara para opositar. Pero si le das ‘me gusta’ a todas sus fotos como si no hubiera un mañana, vas a dar miedito. MUCHO. A esto, en términos modernos, se le llama tuning, y no es buena idea si lo que quieres es llamar la atención de esa persona. Mejor escríbele o contéstale las Stories. Pero despertarse un día y tener 200 notificaciones de ‘me gusta’ de la misma persona es un pelín creepy.

Otro de los comportamientos más rarunos en redes que no soportan nuestras usuarias es eso de: “Paso de ti, no te contesto los mensajes pero sigo viendo tus Stories y dándote ‘like’ a diestro y siniestro”. Chavales, esto se llama orbiting, y es igual de lamentable que el ghosting. Tomad nota.

Los piropos

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra “piropo” significa:

Dicho breve con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer.

Vamos a reformular esta definición desde un punto de vista femenino:

Dicho no demasiado breve (en ocasiones es toda una parrafada) con que se pondera, examina y puntúa cualquier aspecto de una mujer sin haber ella pedido opinión alguna.

El piropo, tal y como lo conocemos, debe exterminarse. Toda la vida las mujeres hemos recibido todo tipo de halagos lujuriosos sobre nuestro físico, cuando menos agradables, de desconocidos. Por desgracia, en tiempos millennials, aún permanecen los “piropeadores”, ya sea en un bar, en una app para ligar o en Instagram.

Está bien, a todos nos encanta que hablen bien de nosotros y de nuestras cualidades. Pero la mayoría de las veces, un comentario sobre nuestro físico por parte de un desconocido nos pone muy incómodas. ¿Y si cambiamos la técnica? Que ya son horas.

Las proposiciones

Queridos chicos: para vuestra sorpresa, a las mujeres no nos gusta complicarnos tanto como vosotros creéis. Cuando un zagal da demasiadas vueltas para proponernos algo, hay algo que falla. Aquí va un ejemplo que os sonará:

Estás en Instagram, de repente la chica que te flipa sube una Story, a la cual contestamos alegremente y comienza una conversación. Piensas: “¡esta es la mía, voy a pedirle el número!”. Estás barajando tres opciones:

a) Le digo: “Esto no me va bien, ¿me das tu número y hablamos por WhatsApp?

b) Le digo: “Ufffff, qué pibón. Dame tu número, anda”.

c) Le digo: “Hey guapa, me tienes abandonao, ¿cuándo nos vemos? Dame tu número y quedamos”.

Si has elegido cualquiera de las tres opciones, lamentamos informarte que VAS POR MAL CAMINO. No vamos a daros nuestro número a la primera, ni nos convencen las frases típicas de “persona que está más sola que la una y necesita tirar de agenda”. Poned atención a los detalles, sed más originales y si queréis ir a saco pues estupendo, pero con sinceridad en vuestras intenciones.

Pues ea, ya está, hasta aquí la guía del ligoteo para hombres escrita por mujeres. Tampoco ha sido ninguna lectura traumática, ¿no?

Ya en serio. En resumidas cuentas, las mujeres queremos que se acabe esta lucha de géneros, que se rompan los roles tradicionales de la seducción y que haya más comunicación. Muchas veces, por miedo a decir las cosas claras, se acaban cometiendo grandes cagadas. Cágala menos y seduce más en AdoptaUnTío.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

”Es que yo soy así” y otros cuentos para no dormir

10 Tips para ligar en AdoptaUnTío

back to top