AdoptaUnTío.es

Cómo explicarle a tu abuela qué es una app de citas

¿Te has planteado alguna vez explicarle a tu abuela cómo funciona esto de ligar en los tiempos modernos? La conversación sería tal que así:

–Yaya, he conocido a un chico encantador y muy guapo, un partidazo vamos.

–Ay nena, ¡por fin! ¿Dónde lo has conocido?

–Pueeees… ¡Por Internet!

–¿CÓÓÓÓMO?

¿Crees que tu abuela reaccionaría mal? Probablemente se sentaría, se cerraría la bata indignada y tendrías que prepararte para tres cuartos de hora de desaprobación. Que sí, que hay abuelas muy modernas que ligan mogollón por apps de citas. Pero vamos a ponernos en lo peor y darte un par de buenas respuestas para salir airosa de una reprimenda abuelera.

En primer lugar, no puedes esperar que vaya a entender todo este mundillo de romanticismo digital en cinco minutos. Las nuevas tecnologías les han llegado tarde. Simplemente, la forma de relacionarse en su juventud no ha necesitado de una extensión tecnológica, a diferencia de nuestra generación. Entonces, si piensan en Internet como “ese gran desconocido por el que te entran virus que te roban el dinero de la cartilla”, no van a aceptar todo esto de las webs para conocer gente sin más.

Pero si quieres hablarle de ese bomboncito al que has conocido por Adopta Un Tío a tu querida abuelita sin que se escandalice por un “intermediario” en forma de ordenador o móvil, vas a tener que compararlo con algo que ella ya conoce.

Por ejemplo, antes en los pueblos los jóvenes mozos aprovechaban las fiestas o verbenas para conocerse. Dile a tu abuela que se imagine que una app de dating es como la fiesta mayor de su pueblo, y que ella puede sacar a bailar al chico que le gusta. La única diferencia es que en esta verbena hay mucho más “producto” a elegir y que lo puede hacer sentada en el sofá usando el móvil. La web de contactos es el intermediario para enterarte de quién está por ti. Entonces, la app puede ser también esa amiga que te decía “le gustas a fulanito de tal”.

Otra comparación maravillosa: el tablón de anuncios que había en las fábricas y oficinas de antaño. En los tiempos de los padres de tus padres cuando no había redes sociales se usaban estos tablones para buscar trabajo, casa o vender la furgoneta. Pues bien, la app para ligar es como un tablón gigante donde todo el mundo pone sus mejores fotos y sus preferencias (qué buscan en una relación, el tipo de vellosidad deseada en tu futuro crush, etc.).

Y ya que estamos: el SUPERMERCADO. ¿Por qué no? Mira yaya, es muy fácil. Piensa en un supermercado, con sus estantes, sus congeladores y todo. Pero en vez de comida, hay personas. Igual que eligiendo la fruta escoges la que tiene mejor pinta, pues esto es igual. Una tiendecita muy mona con los mejores productos de la región. Y lo mejor de todo: ¡sin tener que salir de casa y volver cargada con las bolsas! Venga yaya, que me los quitan de las manos.

También puedes decirle a tu abu que ahora se siguen enviando cartitas de amor. Pero que en vez de por correo postal de toda la vida, se envían por el móvil. Esto lo va a entender de maravilla, porque igual que antes se decoraban las notitas con dibujos y se perfumaban, ahora se adornan con emojis y gifs (muchos gifs).

En definitiva, aunque no le acabe de convencer esta nueva forma de “cortejo” a distancia, al menos habrá entendido de qué va el rollo. Tendrás a tu abuela modernizada y lista para sorprender a su pandilla de cinquillo. La próxima vez que busques a tu futuro churri en Adopta Un Tío, deja que tu abuela participe en el proceso de elección. Déjate aconsejar por la voz de la experiencia.

¡Ella siempre querrá lo mejor para ti!

back to top