AdoptaUnTío.es

Cómo disimular el Papadón Preach

Hace días que estás rayada. Hace una semana aprox que ya no eres la misma persona. Fue de casualidad: estabas en un bar un sábado cualquiera por la noche, echándote unas risas con tus colegas y poniéndote fina de cerveza. La noche acabó como siempre: volviste a casa con tu mejor amigo, os hicistéis unos espaguetis guarrísimos con tomate y os quedasteis fritos. DOMINGO. Abres el ojo, resaca mortal, vas al baño dando tumbos y te cascas un paracetamol. Vuelves a la cama sintiéndote igual de mal y pillas el móvil. Tienes una nueva notificación en Facebook. ¡Qué pesada la peña con los eventitos! ¡Yo solo quiero morirme en paz en estos momentos! Chequeas de qué se trata y, efectivamente, es la peor de tus pesadillas. Alguien te ha etiquetado en una foto. QUIERES MORIR, PERO AHORA DE VERGÜENZA. Anoche, mientras tan a gusto estabas charlando, riendo, disfrutando de la vida, te retrataron de fondo con una papada de escándalo, es decir, un Papadón Preach.

Poco puedes hacer al respecto (aparte de desetiquetarte automáticamente)… La papada cuando ataca no perdona. Una vez te sale, te acompaña hasta el fin de tus días. Si bajar kilos de culo y barriga cuesta, de LA CARA MÁS, créeme. Aún así, existe que otro truco al que se puede recurrir para disimularla.

Solución física No hables, no te rías, no respires muy profundamente, y come chicle sin parar. Aunque es un poco extrema, te aseguramos que el pellejo se quedará en su sitio.

Solución capilar Esta solución es vox populi, incluso podría caer en un examen de cultura general. Todo el mundo sabe que la papada es más visible cuanto más corto es el peinado, así que entrégate a la melena forever.

Solución textil Cómprate fulares, pañuelos, bufandas, jerseys de cuello vuelto. Cualquier cosa que te tape la zona será bienvenida. Aunque haga mucho calor, ¡aguanta por tu propio bien!

Solución postural Compórtate como si te hubieran metido una escoba por el pompis, así, literal. Si la idea no te gusta, imagínate entonces que vives en el África Subsahariana y tienes que portar un cántaro de agua con un recorrido de cinco o seis kilómetros para lavarte los dientes. Notarás cómo tu cuello se estira cual jirafa y la papada se reduce a lo mínimo indispensable.

Solución desesperada Ponerte solo jerseys con capucha pero al revés, es decir, la capucha tapándote la cara. ¡Te juro que funciona!

De todas formas, la mejor solución es asumir tu bella papada como hizo Fiona. Fue precisamente esa característica la que hizo que Shrek se prendara de ella y, aunque este ogro gordinflón es feo y verde, no podemos evitar enamorarnos de su encanto y simpatía.

back to top