AdoptaUnTío.es

¿Es buena idea beber alcohol en nuestras citas?

Hay una creencia común de que el alcohol nos facilita las cosas durante las citas. Nada más lejos de la realidad. Tomarte una copa durante una cita te da la “valentía líquida” que le quita tensión al momento de conocer en persona a alguien de una app. Ayuda a desinhibirnos, está claro.

Vivimos en un mundo en el que la mayoría de las primeras citas incluyen alcohol. El brebaje “anti-nervios” nos ayuda a relajarnos y a ser nosotros mismos, sí. Pero de repente, un día te das cuenta de que no puedes tener una cita sin un par de cañas (o un par de pares) de por medio. Hoy queremos analizar si realmente el alcohol nos conviene o nos perjudica en nuestras citas.

Alcohol: ¿aliado de la vida social?

Son muchos los que asocian una cita (o una salida con amigos, reunión familiar, comida de trabajo, etc.) a las bebidas espirituosas. El alcohol aparece vinculado a todo tipo de eventos sociales y es la “droga” aceptada de nuestro tiempo. Y más en España, donde cualquier ocasión es buena para descorchar una botella.

La publicidad, el cine y las series han normalizado el componente social asociado al alcohol. Beber nos hace sexis, sofisticados y nos quita los miedos para enfrentarnos a cualquier situación. ¿Cuántas veces hemos visto al protagonista de una peli tomarse de un trago el copazo de whisky para ir a hablarle al/la que le gusta? Normalizadísimo, lo que yo te diga.

Lo que el amor ha unido, que no lo separe el ron

¿Es grave, doctora? Bueno… Si cada vez que quedas con un tío/tía tienes que beber porque te aburres profundamente sin una gota de alcohol, siento decirte que no es esa persona la que te gusta. Lo que te mola es la liberación que sientes gracias al alcohol, que asocias a una actividad (en este caso una cita).

¡Pero no todo está perdido! Si ya bebiste en las primeras citas, haz un experimento: la próxima vez que veas a esa persona omite el alcohol y analiza: ¿la cita ha ido igual de bien o el alcohol tiene un papel importante para que surja la química? ¿Te lo pasas igual de bien aunque estéis frescos como lechugas? Permitid que la química (o la ausencia de ella) hable por sí misma.

Crea recuerdos agradables, no bochornosos

El alcohol nos sirve para socializar y también tiene un efecto “anestésico” sobre nuestras emociones y nos puede ayudar a ocultar momentáneamente la mala vibra. Que el alcohol te haga estar más receptivo es un arma de doble filo: bajo sus efectos puede caerte bien gente que en una situación normal no tragarías. Al beber alcohol en una cita, te expones a que tu realidad se nuble.

Si te dejas llevar por las copas, empezarás por relajarte, para luego hablar más de la cuenta, hacer algo que normalmente no harías y, en el peor de los casos, te arrepentirás al día siguiente. Si realmente te gusta esa persona y hay conexión entre los dos, no será necesario que os pilléis una cogorza del copónl.

No te vamos a prohibir el alcohol en tus próximas citas pero, ¿y si te atreves a cambiar este hábito alguna vez? Demuéstrate que confías en ti, que no necesitas bebidas alcohólicas cada vez que sales con alguien y que, detrás de los nervios y el miedo, hay una persona capaz de sentirse cómoda en cualquier situación.

Usa el hashtag #sinalcohol

¿Y si solo quiero conocer gente que lleve un estilo de vida 0,0? Tanto si has dejado de beber momentáneamente como si nunca en tu vida te gustó el alcohol, estarás acostumbrado/a a que te miren como un bicho raro cada vez que rechazas un trago. ¿Eres una persona abstemia que quiere salir con gente como tú? Estás de suerte, porque en AdoptaUnTío tenemos la solución.

Nos complace informarte que a través de la búsqueda mágica o los criterios de búsqueda  puedes encontrar a esa persona que tampoco quiere saber nada de las copas. Escribe en la barra de búsqueda el hashtag #sinalcohol para encontrar personas afines. Recuerda que en tu perfil, en la sección “Alcohol” puedes informar al resto de usuarios sobre estos hábitos.

En la era de las apps para ligar, conocer gente nueva estando sobrio puede ser mejor de lo que crees. Claro, es un abismo al que hay que enfrentarse, pero decidir dejar el alcohol a un lado también puede darte una experiencia divertida y memorable.

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

¿Y si desmontamos los roles tradicionales de la seducción?

Cómo calmar los nervios de la primera cita

back to top