AdoptaUnTío.es

Básicos de astrología para principiantes

La astrología es mucho más que tu signo del Zodiaco y los memes sobre la Scorpio Season. ¿Por qué los Aries tienen fama de mandones? ¿Hay que huir de alguien que tiene Venus en Escorpio? ¿Es verdad eso de que no es bueno firmar contratos cuando Mercurio está retrógrado?

La vida es en parte destino, en parte oportunidades y en parte decisiones. La astrología no te va a revelar lo que te pasará mañana, pero sirve para analizar las energías y ayudarte a definir el tipo de persona en la que te quieres convertir. Aprende a usar las herramientas que te da la astrología para mejorar tu camino y hacer de tu vida ideal una realidad.

Ahora sí, empieza la astro-clase:

La carta astral

Es un diagrama o representación gráfica de las posiciones planetarias en el momento en que naciste. Leer tu carta astral te ayudará a identificar la influencia que tienen los planetas en ciertos aspectos de tu vida. Es una forma de conocer mejor nuestras debilidades y fortalezas.

Los principales elementos que conforman la carta astral son los signos, los planetas y las casas astrológicas. Para conocer nuestra carta astral necesitamos indicar nuestra fecha, lugar y hora de nacimiento. La carta astral también nos habla de la posición de las casas astrológicas.

Las casas astrológicas

En astrología, el término “casas” sirve para designar la división en doce sectores del espacio entre los ángulos: el Ascendente, el Descendente, el Medio Cielo y el Fondo del Cielo. Estos ángulos más o menos corresponden con los cuatro puntos cardinales.

En nuestra carta astral veremos representadas diferentes áreas de la vida a través de las casas. Cada una de las doce casas está regida por un planeta, lo que nos indica el área donde un planeta manifiesta su energía. La carta astral está dividida en hemisferios y cuadrantes, y son importantes para saber por qué cada casa significa una cosa u otra.

Los elementos

La astrología explica el mundo a través de cuatro elementos, a saber: Tierra, Fuego, Agua y Aire. Entendiendo cómo se comporta cada elemento, se puede empezar a conocer qué significado tiene cada signo:

- Tierra: es el elemento racional, es decir, lo sólido, palpable y lo que podemos apreciar con los sentidos. La tierra es dura y difícil de penetrar, y cuando sufre una fractura tiende a romperse. Es aislante, rígida y compacta. Pero a su vez, alberga vida y es capaz de transformar semillas en robustos árboles que luego son sustento de los seres vivos. La tierra representa el cuerpo y los sentidos. Los signos de tierra son Capricornio, Tauro y Virgo.

- Fuego: representa deseo, movimiento y transformación. El fuego es el origen de la energía del mundo, por lo que quema, desarrolla y transforma. Cuando está descontrolado, puede arrasar y destruir. Cuando está tranquilo, da calor, reconforta y protege. Los signos de fuego son Aries, Leo y Sagitario.

- Agua: el agua se adapta, no tiene forma y fluye. Es capaz de transportar, mezclar y unir lugares lejanos del planeta. El agua tiene el poder de penetrar en los demás elementos y llenarlos. Es fuente de vida y puede deshacer estructuras. En definitiva: su estado es cambiante. Representa las emociones y reacciones. Los signos de agua son Piscis, Escorpio y Cáncer.

- Aire: es el elemento que se expande, va de un lugar a otro, no toma forma y es disperso. El aire tranquilo puede resultar reconfortante, como la brisa. Pero cuando está furioso puede arrasar con todo, como un tornado. El aire representa el pensamiento y la comunicación. Los signos de aire son Géminis, Libra y Acuario.

Los planetas

Si en la carta astral las casas representan los escenarios y aspectos de la vida, los planetas son los protagonistas: se encargan de darle vida al área en el que están por casas. Los planetas que se utilizan en astrología son el Sol, la Luna (por ser cuerpos celestes que se pueden ver desde la Tierra), Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

El Sol y la Luna son las luminarias (iluminan). Los signos que están en la Luna, el Sol y el Ascendente (casa 1) son los más importantes de la carta astral. Siempre van hacia delante, nunca retrogradan y su luz es intensa, por lo que son los “planetas” con más vitalidad.

Mercurio, Venus y Marte son los planetas personales, dado que están más cerca de la Tierra y del Sol que el resto, y representan el carácter y los aspectos más cotidianos de la vida. Mercurio representa el intelecto y la comunicación, Venus nuestros gustos y el amor y Marte la acción y la capacidad de inicio.

Júpiter y Saturno tienen ciclos más lentos que los anteriores planetas, por lo que son planetas sociales. Representan el ámbito personal en la comunidad y se encargan de definir nuestro comportamiento en el ámbito social y cómo nos adaptamos a vivir en sociedad.

Urano, Neptuno y Plutón son los planetas más lentos del sistema solar, ya que tardan más que el resto en terminar sus ciclos. Es por esto que se les ha designado como los planetas transpersonales, o dicho de otro modo: trascienden al individuo y engloban grandes ciclos de vida (generaciones) y ciclos históricos.

¿Qué significa cuando un planeta está retrógrado?

Desde hace un tiempo, se está hablando (más de la cuenta) de los planetas retrógrados y cómo nos afectan o la mala fortuna que estos traen consigo. Como todo en esta vida, hay que conocer las dos versiones de una misma historia. La retrogradación de un planeta no implica mala energía, sino energía que hay que usar sabiamente.

Que un planeta retrograde significa que la Tierra está acelerando por su cercanía al Sol, así parece que el planeta está yendo hacia atrás. Los planetas que retrogradan son los más cercanos a la Tierra y al Sol. Cada retrogradación quiere decir que hay que revisar y reformular el significado de un planeta. A pesar de que cada planeta retrógrado afecta de forma diferente a cada signo del zodiaco, hay ciertos aspectos a tener en cuenta sobre las retrogradaciones:

- Júpiter es el planeta de las posibilidades y la abundancia. Si está retrogradando, puede  que nuestros deseos y aspiraciones tarden en llegar más de lo previsto. Es aquí cuando nos viene fetén practicar la paciencia.

- Marte es el planeta del ‘yo’, así que si está retrogradando es buen momento para mirarnos a nosotros mismos, sacar todo el “veneno” que tenemos dentro, analizarlo y practicar el autoconocimiento.

- Mercurio es el planeta de la comunicación y el movimiento. A pesar de lo que se hable por ahí, no es un evento negativo, sino una oportunidad de darle al ‘pause’, revisar el camino que estamos tomando y analizar si la dirección es la correcta o estamos a punto de estrellarnos. Mercurio retrógrado puede darnos una información que antes no veíamos por nuestro ritmo acelerado.

- Venus representa las relaciones sentimentales y sociales, por lo que si está retrogradando puede dar lugar a confusiones en este aspecto de la vida. Al afectar directamente a las relaciones, pueden darse conflictos, pero la buena noticia es que este es el momento perfecto para buscar un cambio a mejor y solucionar todo aquello que nos frena y nos impide alcanzar la cima.

¿Quieres saber más?

Oh là là! Si has llegado hasta aquí, los astros nos indican que te ha picado el gusanillo de la curiosidad y aún quieres saber más sobre el sorprendente mundo de la astrología. ¡No se hable más! Te dejamos nuestras recomendaciones literarias para que empieces a entender la vida mirando hacia arriba y hacia ti mismx:

- Tú, yo y las estrellas: Cómo entender y mejorar las relaciones de tu vida (Gary Goldschneider, 2019).

- Manual de interpretación de la carta natal (Stephen Arroyo, 1991).

- Los signos del zodiaco y su carácter (Linda Goodman, 1984).

- Astrología Práctica. Utiliza la sabiduría de las estrellas en tu vida diaria (Carole Taylor, 2020).

- Astro Poets: Tu guía del Zodiaco (Dorothea Lasky, 2020).

- Astrología Dinámica (John Townley, 1999).

-

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Lo que no te contaron sobre la caza de brujas

¿Cuáles son los tipos de relaciones kármicas?

back to top