es.adopte.app

es.adopte.app

20 preguntas que sientan mejor que un te quiero

Formas de cuidar hay muchas, y aunque a veces un te quiero y un buen abrazo lo arreglan todo, hay pequeñas atenciones del día a día que pasamos por alto y que dicen mucho más de lo que la otra persona siente por nosotros. Más allá de los clichés románticos que todos conocemos, hoy vamos con 20 preguntas de atención y cuidado que sientan como una caricia en el pecho:

Interés sincero y escucha activa

¿Cuántas personas te envían un mensaje de buena suerte 5 minutos antes de un examen importante? El gesto es mínimo, pero la sensación de calidez es infinita. Si ese churri realmente te gusta, nada más bello que demostrarle que trabajas la escucha activa y que te interesas por el universo que le afecta y le emociona más allá de vuestra historia.

1. ¿En qué plataforma está la serie que me recomendaste? Estoy deseando verla.

2. ¿Cómo ha ido la reunión que tenías hoy?

3. ¿Qué tal está tu familia?

4. Hoy me he enterado de algo que te va a encantar. ¿Quedamos después y te cuento?

5. ¿Te importaría volver a explicarme a lo que te dedicas? Me interesa mucho y quiero entenderlo bien.

 

Halagos que te arreglan el día

Desde reconocer las cualidades que te enamoran de él/ella hasta recordarle lo mucho que suma su personalidad en tu día a día. Sobre todo si son piropos que van más allá del plano físico, te aconsejamos que los grites a los cuatro vientos antes de quedártelos para ti.

6. ¿Te he dicho alguna vez que admiro tu trabajo?

7. ¿Puedo pedirte opinión sobre algo? Confío mucho en ti.

8. ¿Siempre eres así? Me encanta tu buen humor.

9. ¿Sabes que hoy he soñado contigo?

10. ¿Por qué no vienes a la cena de hoy? Sin ti no será lo mismo.

11. ¿Puedo llamarte? Me apetece escuchar tu voz.

12. ¿Sabes que hoy he aplicado el consejo que me diste? Gracias, me funcionó.

 

Observa y acertarás

No podemos adivinar lo que piensa la otra persona, pero sí podemos prestar atención e intuir situaciones ante las que podemos comportarnos proactivamente. Es cuestión de estar presente.

13. ¿Te paso a buscar a la salida del curro y me cuentas tu día?

14. Te noto cansad@, ¿quieres que te acerque a casa?

15. ¿Salimos a celebrar que ha sido una buena semana?

16. Veo que vas pillad@ de tiempo, ¿qué puedo hacer para ayudarte?

17. ¿Necesitas estar un rato a solas?

 

Que falle todo menos la comunicación

Porque el amor no es un camino de rosas: a veces surgen conflictos, malentendidos o sencillamente tenemos un pronto que es para echarnos de comer aparte. Roces desagradables puede haber en todas las relaciones, la clave está en tener responsabilidad afectiva y saber arreglar las cosas cuando toca.

18. ¿Podemos hablar sobre algo que me ha molestado? Necesito arreglarlo, no quiero estar mal contigo.

19. Te noto incómodo desde hace unos días, ¿te apetece hablar? ¿Qué puedo hacer al respecto?

20. ¿Me das un ratito para pensar en ello? No quiero fastidiarlo todo con una respuesta impulsiva.

 

Si estás iniciándote en el camino del amor con alguien nuevo: pregunta, mantente presente y no des nada por hecho. Porque cuando alguien te quiere, se nota, pero cuando no te quiere, se nota todavía más. ¿La clave? Mostrar interés y cuidar con hechos y atenciones. No temas a explotar de amor, ¡el desinterés es para aburridos!

Si te ha gustado este artículo, vas a flipar con:

Relaciones sanas, conversaciones incómodas

La nueva masculinidad y las relaciones amorosas

back to top